El desperdicio de alimentos

La Manduca No Caduca organizada por la Associació de Naturalistes de Girona quiere denunciar el despilfarro de alimentos que se produce en Cataluña y en todo el planeta. Sólo con la mitad de las pérdidas alimentarias actuales se podría nutrir toda la población que actualmente pasa hambre en el mundo. La situación en casa no es diferente, en Cataluña, se derrochan más de 260.000 toneladas de alimentos anualmente mientras que el 22% de la población catalana vive bajo el umbral de la pobreza.

 

Acciones

Las acciones realizadas han querido hacer hincapié en los diferentes puntos de la cadena alimentaria: sector primario, comercio, restauración y ciudadanía. Entre otras acciones la organización ecologista ha constituido un grupo de acción en el campo, con un balance de casi 100 kilos de coles recogidas y destinadas a entidades sociales de Gerona. Además, ha realizado recogidas de descartes comerciales en los que se han recogido más de 1.000 kilos de alimentos consumibles pero que no cumplían los requisitos comerciales para ser vendidos y hubieran acabado en la basura. Con ello se han podido organizar diferentes comidas populares de sensibilización y un taller de cocina de aprovechamiento. El sector de la restauración también se ha implicado en la campaña, y diferentes cocineros han participado en un curso de buenas prácticas contra el despilfarro de alimentos.

 

Además de sensibilización, acción

Más allá de las acciones de sensibilización destinadas a poner de relieve la problemática del despilfarro de alimentos, desde la entidad ecologista se han emprendido iniciativas destinadas promover acciones permanentes de recuperación de alimentos. En esta línea, se prevé impulsar una recogida permanente de descartes del pequeño comercio en la ciudad de Gerona.

A través de la web La Manduca No Caduca cualquier persona puede hacerse partícipe del proyecto aportando tiempo o dinero que serán destinados íntegramente a la realización de actividades contra el despilfarro de alimentos.

El desperdicio de alimentos causa un grave impacto ambiental

Los alimentos que descartamos cada año consumen un volumen de agua equivalente al caudal del río Volga, el más largo de Europa. Además, añaden a la atmósfera 3.300 millones de toneladas de gases de efecto invernadero y en términos económicos acarrea una pérdida de 750.000 millones de dólares.

Un tercio de los alimentos que producimos se despilfarra, una de cada ocho personas en el mundo pasa hambre y una de cada siete sufre obesidad.

¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO? SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER.

Compartir:

Deja un comentario